Gmaj Ajdut
La Tzedaká

¿Qué es Tzedaká?

La Tzedaká es igual en importancia a todos los otros mandamientos combinados, dicen los sabios judíos. En ese marco, ayudar a los pobres, a los desfavorecidos, tiene en el judaísmo una denominación especial, ES HACER TZEDAKÁ. Tzadik es el justo, y tzedaká significa hacer justicia. Es por ello que la ayuda a los desfavorecidos no es vista en el judaísmo como un acto de bondad, sino como una obligación ética.

El pueblo judío originado en un pacto ético con la Divinidad, autodefinido ante todo por sus compromisos morales, debe afrontar hoy el desafío de librar la lucha por un mundo mejor, ya que en esa lucha se juega la existencia moral de la humanidad.

En el judaísmo la pobreza no es una maldición inexorable. Su ampliación o reducción dependerá de la voluntad de los seres humanos y del modo en que organicen sus sociedades. La insensibilidad frente a ella es una falta de gran gravedad. No se trata de un tema meramente material, tiene las más profundas implicancias espirituales.

RamBam, Maimónides

"Le abrirás tu mano (...) como para cubrir su necesidad en aquello que le haga falta" (Deut.15.8). El sentido de este precepto es que debemos alimentar a los hambrientos, vestir a los desnudos, dar un colchón al que carezca de uno, y una manta al que carezca de una (Libro de los Preceptos).

Los ocho niveles de la Tzedaká

El célebre sabio judío RamBam (Maimónides) explica que existen ocho niveles para poder crecer gradualmente en la tzedaká, a fin de alcanzar el grado más alto en el amor al prójimo. Para establecer las jerarquías de la tzedaká el RamBam aplicó varios criterios:

  • El grado de voluntad con que se da
  • La espontaneidads
  • El grado de anonimato de quien da
  • El grado de anonimato de quien es beneficiado
  • La función final de la ayuda

Hacer tzedaká es una mitzvá a través de la cual se adquiere mérito, felicidad y paz espiritual. Desde este punto de vista se entiende que quien ayuda al otro, se está ayudando a sí mismo.

Los ocho niveles son los siguientes:

El nivel más elevado en el ejercicio de la Tzedaká es ayudar a una persona a mantenerse por sus propios medios antes de que ésta lo necesite o empobrezca. Esto se hace ofreciéndole una ayuda concreta en forma digna, otorgándole un crédito adecuado o ayudándolo a encontrar un empleo o establecer un comercio, de manera que no se vea obligado a depender de otros.

En el segundo nivel el donante no conoce al que recibe y a su vez, el que recibe no conoce al donante. El caso más claro de esta forma de hacer Tzedaká es cuando se contribuye a un fondo de recaudación. Fondos comunitarios administrados por personas confiables entran también dentro de esta categoría.

En el tercer nivel, el donante conoce la identidad del que recibe, pero el que recibe no conoce la identidad del donante. El cuarto nivel es el de la donación indirecta. El que recibe conoce al donante, pero aquel no conoce la identidad del beneficiado. El quinto nivel es cuando se ofrece y se da la ayuda aunque quien la necesita no la haya pedido. El sexto nivel es ayudar al necesitado sólo cuando éste lo solicita. El séptimo nivel consiste en ayudar en menor medida de las posibilidades que uno realmente tiene, pero haciéndolo con alegría. El octavo y más bajo nivel - aunque igualmente válido - es cuando se hace a desgano. Apéndice a las leyes de Tzedaká tomadas del Kitzur Shuljan Aruj elaboradas por el Rabino Salomon Ganzfned en su libro "The Spirit of Jewish Law" 1. Es una orden afirmativa dar tzedaká al pobre de Israel, pues está dicho: "indispensablemente le abrirás tu mano" (Deut.15.8) y está dicho "que pueda vivir tu hermano junto a ti" (Deut. 8) "No endurecerás tu corazón al menesteroso" (Deut.15.7) "Bien que no debe haber en medio de ti, menesteroso alguno" Ese es el mandato divino. La pobreza debe ser erradicada. ( Deut. 15.4) "Porque no dejará de haber menesteroso en la tierra, por lo mismo yo te mando diciendo: Ampliamente has de abrir tu mano a tu hermano, es decir a tu pobre y tu menesteroso en tu tierra" (Deut. 15.11 2. Cada persona está obligada a dar Tzedaká, de acuerdo con sus medios, aún el hombre pobre mantenido por Tzedaká, siempre que tenga entrada suficiente para vivir de ella. Aún si puede dar solamente una pequeña cosa, no debe ocultarlo, porque ese poco es considerado tanto como la de un rico... Todos, aún el más pobre, tienen algo para dar. Isaías Aprended a hacer lo bueno, buscad lo justo, socorred al oprimido, mantened el derecho del huérfano, defended a la viuda (Isaías 1:15 a 17)

Rabí Moshe Lev de Sasov

"Amar a las personas significa sentir sus necesidades y participar de sus pesares" (extraídos de la compilación de Martín Buber Or Haganuz)

Rabino Leo Baeck

En el lenguaje del judaísmo, la palabra POBREZA encierra una nota religiosa...resulta significativo que no exista ninguna palabra hebrea equivalente a mendigo. La Biblia pronuncia la palabra "pobre" con devoción y reverencia. Siempre le recuerda al pueblo de Israel su propia suerte, su propia opresión. La aflicción del pobre es también la de todo el pueblo la dignidad del pobre es su dignidad y el solaz del pobre es su solaz. "Los pobres, los menesterosos, buscan el agua y no la hallan; su lengua está seca por la sed, pero Yo, D's, los oiré. Yo, el D`os de Israel, no los abandonaré (Isaías 41.17). Todos los hombres son responsables de las necesidades de cada miembro individual de la comunidad. Quien vive en medio de nosotros no ha de hacerlo sólo físicamente, sino también, como se afirma tan a menudo y significativamente, debe "vivir entre nosotros". Quien vive entre nosotros tiene un reclamo que hacernos; cuando nos necesita, debemos estar a su lado; si es pobre debemos asistirlo. (La esencia del judaísmo, ob.cit.).

Abraham Yoshua Heschel

Cuando era joven, yo admiraba a la gente inteligente. Ahora que soy viejo, admiro a la gente bondadosa (Jewish Wisdom....citado por el Rabí Joseph Telushlin) Rabí de Lubavitch enseña en sus escritos: "Quien cumple con sus deberes hacia los otros está demostrando ser un buen administrador de los bienes que la Divinidad le dio la posibilidad de obtener. Al serlo, es posible que le confíe bienes aún mayores".

El libro de los Preceptos:

"Tan valioso es dar a los pobres, que nuestros sabios no han tenido reparos en decir que más que lo que el dueño hace por el pobre, hace el pobre por el dueño". Al dar, el dador se está autoeducando en la acción para ser una persona bondadosa, poder disfrutar de ayudar al otro y dominar sus inclinaciones egoístas. Ello lo beneficiará en todos los aspectos y lo acercará a una forma de vivir más plena. En el judaísmo dar, es educarse.

Testimonios:
Queremos agradecer a todos los que trabajan y colaboran con el GMAJ. Queremos resaltar la calidad en el trato y en la confidencialidad con que esto se llevo a cabo. Siempre en un trato cordial y con predisposición para ayudar. Esta escrito en masejet Pea (Perek Alef) que Guemilut Jasadim constituye uno de lo preceptos gracias al que el ser humano se beneficia de sus frutos en este mundo, mientras que el capital le está reservado para el Mundo Futuro.
Que sea la voluntad de Hashem, que multiplique las brajot a todos ustedes.

*El Gmaj Ajdut es una entidad autonoma, en pos de toda la comunidad.